Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foro | Amigos | Estadística | Esperanto |

BUSCAR


Para ir a otros temas del libro cliquee aquí Translate this Web site from this point forward
Pregunte, opine,vaya al formulario, cliquee aquí
Para escribirnos vaya AQUÍ
Lea la política del correo antes de escribirnos


    ¿Qué es la vida? Una ilusión [1]

     a) Filosofía Antropológica

    El punto de vista sumido por la Filosofía Concreta es decididamente antropológico: El Ser Humano es la medida de todas las cosas. Es una cosmovisión a partir del ser humano, que no sólo es el único que nos es directamente accesible hasta el momento, sino que es lo que nosotros somos y en donde radica nuestro punto real de referencia. La Filosofía Concreta Relacional Relativista Antropológica[2] es sencillamente la respuesta a esta pregunta: ¿Cuál es la esencia humana?

     Las tendencias generales que rigen al universo, rigen a la vida que sobre esas tendencias elabora las suyas propias. A medida que se hace más compleja la vida pueden aparecer otras tendencias y todas ellas rigen la aparición del hombre y es por ello que la cosmovisión de esta filosofía tiene que enlazar la biología con la antropología.

     Como es una filosofía concreta parte de lo que nos es directamente accesible, que es la realidad inmediata que nos rodea, la realidad perceptible y material, y de la información atesorada por la humanidad sobre esa realidad tangible, relacional y relativista. De ahí que para entender la naturaleza humana deba nutrirse de la antropología y la paleo-antropología e incluso buscar las raíces biológicas, para en función de la diferencia con los animales, definir la esencia humana.

     En el Universo la sucesión de equilibrios y desequilibrios no está plenamente determinada, siendo causal, probabilística, coincidente, simplemente casual e incluso teleológica en el caso de los seres vivos.

     La tendencia de los seres vivos a mantener la estructura interna en régimen de intercambio con un medio dado, conlleva la necesidad del aumento incesante de las capacidades de exploración y de transformación del medio y la consecuente capacidad de modificar la estructura propia, que conlleva la necesidad de incrementar la información.[3]

     Hay que tener en cuenta que si bien los insectos y animales poco desarrollados siguen programaciones sencillas, instintos, reacciones sencillas generadas por los principios del dolor y el placer, a medida que los animales se hacen más complejos, los mamíferos, aparecen conductas más complejas, algunas aprendidas socialmente y los motores impulsores de las actividades ya no son simples órdenes genéticas, sino que aparecen las emociones como dispositivos químicos más complejos.

     b) El animal humano se agrupa en manadas

     Por otra parte, hay que comprender la naturaleza social de los seres humanos, quienes en cierto sentido reproducen la organización en colmenas de los insectos. La evolución en los animales mamíferos depende específicamente de las cualidades individuales de los miembros por la supervivencia de los más aptos.

     Sin embargo,
la humanización es un proceso que pone al individuo humano bajo una ley de selección social; el individuo supervive no por la naturaleza, sino por la sociedad y comienza el escape del ser humano de la naturaleza, su oposición a ella.

    El animal antropoide en su camino a ser humano sufre modificaciones encaminadas a reforzar su agrupamiento social:

1) La laringe se desplaza hacia abajo, lo que favorece la fonación (la emisión de sonidos para el habla), pero debilita al individuo porque hace del hombre un animal que no puede respirar cuando traga.

2) Otro ejemplo, es que el hombre es el único primate en que la diferencia de peso entre el hombre y la mujer deja de ser tan grande, lo que indica que ya no es la selección natural del macho más fuerte lo que rige en el hombre.

3) Por otra parte, la mujer deja de mostrar los signos de celo y las relaciones sexuales son favorecidas durante mas tiempo, lo que reduce la eficacia del apareamiento animal, pero contribuye a la unidad social, entre otras cosas, por el ocultamiento de la paternidad.

4- La estructura social compleja tiende al desarrollo del cerebro. Dunbar dice que si se examina las dimensiones del cerebro usted encuentra que existe una relación con el tamaño del grupo social. Los gibones que tienen un pequeño cráneo en parejas familiares de cuatro a seis y su neocorteza cerebral (la parte mas reciente de la corteza) presenta un enorme contraste con la de los cerebros mayores de los monos que viven en comunidades de cincuenta u ochenta. Cuando usted hace la correlación para el ser humano ésta da un grupo de 148, y este número es correcto para muchos grupos de cazadores-recolectores de hoy en día como también el de las villas neolíticas descubiertas en Mesopotamia. La existencia de la solidaridad social en tales grupos permitía salvaguardar incluso a los miembros de la comunidad que serían desahuciados por la lucha natural por resultar heridos, como quedó demostrado en algunos hallazgos.

     c) El hombre se sueña a sí mismo

     El índice de cerebración creciente en la evolución de las especies llega hasta el hombre, que se hace humano porque su cerebro sobrepasa el reflejo en sí de la información y comienza a deformar y a generar por sí mismo información, aumentando la capacidad interiorizadora del ser humano.

    Dice Emilio Mira y López en "Cuatro Gigantes del Alma": "A partir del 2do. año de la vida, el niño posee, ya, un esbozo de vida representativa. Esto significa que sus recuerdos pueden, en cualquier momento, transformarse en imágenes y volverse a presentar ante él (re-presentanciones) siendo, así, objeto de una reviviscencia y dando pábulo a la reactivación de cuantas tendencias se asociaron con la original ocurrencia que los determinó... La función síquica mediante la cual se asocian y combinan los datos e imágenes de la vida representativa, dando lugar a construcciones y procesos ideoafectivos que son ajenos a la estimulación directa (circundante) se denomina imaginación".

    Curiosamente, la evolución de los seres vivos —que los descendientes no son copias perfectas de sus progenitores— radica en las mutaciones, que son defectos introducidos en la copia de los ADN, y la creación surge porque la imaginación no es una copia perfecta de lo que trata de representar, sino que produce alteraciones de lo representado.

    Quiero citar el párrafo de Lévi-Strauss en "Mirando a lo lejos", que me inspiró a definir la esencia humana del modo en que lo hago, por la capacidad de imaginar, de rumiar alterando la información almacenada en el cerebro: "Se conocen construcciones geométricas o decorativas donde la figura y el fondo se equilibran de tal manera que a veces el fondo resalta como figura y la figura como fondo. Si uno u otro representan el mismo motivo, éste oscila sobre el ojo del espectador que lo ve alternativamente en claro sobre fondo oscuro o bien en oscuro sobre fondo claro. En todos estos casos, el espíritu, como empujado por un impulso interno, va más allá de la que había percibido. Esos ejemplos podrían ofrecer un esbozo de formas de actividad más complejas, que ilustra la creación de mitos. Excitado por una relación conceptual, el pensamiento mítico engendra otras relaciones que le son paralelas o antagónicas. Que lo alto sea positivo y lo bajo negativo induce inmediatamente la relación inversa, como si la permutación sobre muchos ejes de términos pertenecientes al mismo conjunto constituyera una actividad autónoma del espíritu, de suerte que bastaría que se presentara a él un estado cualquiera de una combinatoria para que comenzara a oscilar y, por repercusiones sucesivas, produjera en cascada todos los otros estados."

    Es decir, que enriqueciendo la definición de Emilio Mira, decimos que la imaginación es la función síquica mediante la cual se asocian, combinan y modifican los datos e imágenes de la vida representativa, dando lugar a construcciones y procesos ideoafectivos que son ajenos a la estimulación directa (circundante).

     d) Al hombre no lo mueve una programación instintiva, sino las emociones animales y las específicamente humanas

    Esa rumiación oscilativa de la información y la socialización de esta rumiación mediante el habla y otros lenguajes y actividades artísticas es impulsada, como explicaremos en la Teoria de las Emociones, por la aparición de una nueva emoción típicamente humana, la emoción mística, la fe, creer en lo que se rumia, creer en la palabra, el dibujo[4]. Esa fe o emoción mística nace en el animal humano por la interiorización de la alegría, interiorización posibilitada por el crecimiento del ámbito interior, ámbito creado por la rumiación.

     La imaginación se polariza en concreta y en abstracta. La imaginación concreta es la directamente relacionada con los sentidos, con la visión, como los dibujos en las paredes, con los sonidos, como la imitación con la boca que hacen ciertas tribus de los ruidos de la naturaleza, como la percusión, el canto, etc. La imaginación abstracta funciona con el lenguaje, con las ideas y la fe, esa alegría interiorizada, apoya como sustrato de todas estas manifestaciones, pero a su vez se diversifica en función de a dónde se dirige, de su objetivo.

    Toda esta elucubración nace de comparar como todas las agrupaciones humanas, si bien siguen un patrón abstracto similar en el comportamiento, se diferencian enormemente en lo concreto. Por ejemplo, todas las tribus y sociedades complejas se adornan a sí mismos. Existe pues un común denominador que no radica en ningún razonamiento o necesidad objetiva, sino en un imperativo interior, y ese imperativo interior se explica por la emoción narcisista, como se explicará más adelante. Pero todas las tribus y sociedades se adornan de un modo específico y diferente, y esto se explica por la labor de la imaginación.

     Todas las sociedades tienden a conquistar o a tribus vecinas, o a terrenos difíciles o realizan actividades de riesgo, y de ahí se afirma la existencia de la emoción de poder o de conquista.

     Todas las sociedades o grupos humanos elaboran creencias, religiosas, cívicas, científicas y se organizan alrededor de ellas y es innegable la presencia en todas ellas de la fe mística.

     La risa se define por sí misma como una característica humana por la visibilidad de su expresión, aunque más humana que la risa es la creencia, y la risa nace de la emoción de potencia, la emoción generada por considerarse superior al objeto o sujeto en cuestión.

     e) La imaginación es el motor de la historia

    También cuando estudiamos las distintas civilizaciones, la africana, la árabe, la asiática, la europea, la americana, etc., y los diferentes grupos humanos actuales, las tribus que han supervivido como tal, obtenemos en su comparación la base de nuestra filosofía en su aspecto antropológico.

     Lo primero que se nota es la extraordinaria diferencia entre todas esas culturas y lo único que resalta de todas ellas es que se nuclean, se organizan, alrededor de una cultura,
que no es más que un sistema de creencias, que en su multiplicidad de diferencias demuestra su esencial arbitrariedad.

    ¿Por qué esas diferencias tan enormes en las diferentes sociedades? ¿Cuál es su origen? La respuesta de la FC es que esas diferencias son un producto social de la imaginación. Se originan en la mente de los individuos y perduran si son aceptadas por el entorno social. Y es la cultura lo que diferencia al ser humano de los animales. Cultura hablada, en costumbres, en adornos, etc.

     La imaginación es individual y el individuo la comunica a su entorno y su entorno la acepta o la rechaza y así han nacido y se modifican todas las creencias que en el mundo han sido y son. El motor de la historia es ése: la imaginación y su contradicción social que genera el nacimiento y transformación de las creencias del grupo dado. Así han nacido y se transforman todas las religiones, todas las filosofías, todas las costumbres y todas las ciencias.

--------------------------------------

[1] Verso de la "Vida es Sueño" de Calderón de la Barca

[2] La unidad de la Filosofía cuyos principios se exponen en este libro es tal, que requeriría no poner comas entre los adjetivos que la definen, pero por nuestra mente secuencial no queda otra alternativa que diferenciar sus partes.

[3]
Hay seres que no evolucionan, que pueden perecer o no, por lo que es imposible descartar esa incoherencia en nuestros datos. Esa es una de las razones por las que afirmo que el cambio proviene del interior, del ser en sí, y hay cierta o incierta in cognoscibilidad en el proceso. La necesidad de coherencia es nuestra, no de la realidad.



[4] Cuando la imaginación crea algo, en ese primer instante divino el ser humano no distingue entre lo imaginado y lo real. Por eso hablamos solos, porque estamos actuando en una situación hipotética que vivimos en ese momento.




Copyright © Arnoldo Águila

Para ir a otros temas del libro cliquee aquí

Para escribirnos vaya AQUÍ
www.arnoldoaguila.com

Documentos relacionados:
Preguntas de lectores y respuestas
Clase, enajenación del hombre y evolución social
Visión exterior del proceso de humanización
Evolución del hombre como culminación biológica
¿Qué es la Filosofía Concreta? (En forma de preguntas y respuestas)
La Filosofia Concreta para "Dummies"
Por favor, conteste esta encuesta para poder mejorarle el servicio gratuito que le ofrecemos
 
¿El carácter antropológico de nuestra filosofía está bien explicado? Escriba sus dudas.
¿Ha visto otras explicaciones? Compárela con esta.
¿Llegó navegando por estudios escolares, por curiosidad propia o por casualidad?
Si vino por razones escolares, diga curso, institución, y país.
¿Qué cosa le ha llamado más la atención de está página o del sitio?
¿Qué nos sugiere?

   

Click on the flag for translating this web site from this point forward