Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foro | Amigos | Estadística | Esperanto |
Para ir a otros temas del libro cliquee aquí Translate this Web site from this point forward
Pregunte, opine,vaya al formulario, cliquee aquí

BÚSQUEDA


Para escribirnos vaya AQUÍ
Lea la política del correo antes de escribirnos


    La Lógica es la censura social de la imaginación


    a) Razón = Alma


    Tanto la Lógica formal, como desarrollo teórico, como las lógicas desarrolladas en las matemáticas y en las diversas ciencias, como la lógica del comportamiento social, son censuras basadas en creencias (también llamadas "conocimientos") de un grupo social dado en un momento dado, censuras que definen los procedimientos autorizados o correctos para manipular la información y establecer nuevos enunciados o creencias. ¿Por qué entrecomillamos el concepto "conocimiento"?

    Por el relativismo propio de la vida y nuestra interrelación con ella.

    Debemos recordar que en un momento histórico apareció un gigante, La Razón, que surgió como respuesta a la falta de coherencia y a la opresión ejercida en nombres de Creencias Dogmáticas (= Alma) renuentes a todo cambio. La Razón no fue más que el triunfo de la libertad individual de la imaginación de expresarse en todas las esferas, inclusive para contradecir los grandes dogmas. "La Razón" no fue más que el grito de las imaginaciones individuales que manejaban una enorme cantidad de información que desdecía las Creencias de Sistemas Cerrados No Renovables, que iban en contra de La Lógica Escolástica. La lucha por La Razón históricamente fue una lucha por la democracia, por la libertad de la imaginación en contra de la Religión.

    Pero el establecimiento de "La Razón" como factor de cambio y de fuerza social no puede contradecir lo que es inherente a la esencia humana, y si bien es superior a la escolástica y trajo mayor libertad y democracia, toda sociedad o grupo, aún subscribiéndose al ideario de "La Razón", necesita aherrojar, contener, a las imaginaciones individuales cumpliendo el principio que expreso sobre seres constituyentes y seres constituidos, pues si la fuerza de los primeros priman, el ser constituido, la sociedad o grupo dado, se desintegra. Y entonces realiza esa contención a través de la lógica común y de las lógicas privativas de cada grupo. Es decir, lo que puede nacer incoherente en la cabeza del individuo tiene que hacerse coherente para su socialización siguiendo las normas establecidas por el grupo en cuestión. Libertad, pero no Anarquía. Cambio, pero siguiendo las reglas y dando la sensación que no se cambia mucho. Y lo que posee el grupo es "conocimiento", lo externo al grupo son "creencias", a cuyos grupos portadores hay que desalojarlos del poder, por la ley, la propaganda e incluso la fuerza si es necesario.

    En el plano individual cuando se habla de "La Razón" sino se define en lo concreto como yo hago, se está haciendo una definición abstracta, metafísica y milagrosa, similar a la de "alma". La imaginación es algo concreto, estudiado, con base fisiológica; sobre La Razón no se puede decir lo mismo, a menos que se hable de ella como la aplicación de las normas de pensar sociales interiorizadas a lo que se ha imaginado, como un autocensor.

    b) Conocimiento = Creencia

    Lo mismo sucede con "La Verdad".

    Mi sistema concretiza la verdad, la hace real y cotidiana; y simplemente desmitifica "La Verdad" como un Santo Grial, intocable y absoluto: ese concepto metafísico, ligado de modo indisoluble al Conocimiento, no existe y es causante de todas las matanzas y asesinatos ideológicos que se han cometido a través de la Historia.

    Resulta oportuno citar las primeras definiciones de la Academia sobre la palabra
"creer":

creer.
(Del lat. credere). 1. tr. Tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no está comprobado o demostrado. 2. tr. Dar firme asenso a las verdades reveladas por Dios. 3. tr. Pensar, juzgar, sospechar algo o estar persuadido de ello. 4. tr. Tener algo por verosímil o probable. U. t. c. prnl.

    Desde el punto de vista individual detrás de "creer" vibra la emoción de la fe que la apoya, con diversas intensidades. Por ejemplo, la fe en la cuarta acepción es muy ligera, similar a la que apoya una opinión de poco peso. Y podemos concordar, sin embargo, que la fe de la segunda acepción es intensa.

    ¿Y qué emoción habrá detrás del concepto
"conocimiento"? ¿O será un concepto aséptico libre del pecado original del hombre?

    Los enmarcados en la segunda acepción del verbo
"creer", dicen que ellos no "creen" que Dios existe, sino que ellos "saben" que Dios existe, para ellos eso es un conocimiento. Es decir, de acuerdo a la comunidad religiosa la existencia de Dios es una verdad.

    Los ateos, por otra parte,
"saben" que Dios no existe, y para ellos eso es un conocimiento. Es decir, de acuerdo a la "comunidad" atea la no existencia de Dios es una verdad.

    Los agnósticos, como el que les habla,
"saben" que no saben si Dios existe o no. Es decir, de acuerdo a la "comunidad" agnóstica el que no se pueda saber la existencia o no de Dios es una verdad.

    Desde el punto de vista individual, lo que el individuo
"sabe" está apoyada por una fe inconmovible, lo que cree está apoyado por algo de fe, y lo que no cree, no está apoyado por esa emoción.

    Desde el punto de vista social, se comprueba mi afirmación de que
"La verdad es un acuerdo social sobre un enunciado de un grupo dado en un momento dado".

    Las comunidades científicas han secuestrado el concepto
"conocimiento" y se declaran los únicos portadores del mismo, y todo las creencias fueran de las suyas no pueden aspirar a la bendición científica.

    De la misma forma, por ejemplo, los católicos piensan que lo que manifiesta la Iglesia y el Papa, son conocimientos y lo que manifiestan las demás comunidades son creencias o conocimientos de orden inferior.

    Quiero manifestar que me siento afín a la mayoría de las comunidades científicas, por que tienen un sistema de creencias abierto, renovable y democrático, aunque haya
"ciencias" que se llaman así sin mucho derecho. Pero todas las verdades de ellas son relativas y la diferencia entre conocimiento y creencia desde el punto de vista individual es sencillamente una diferencia cuantitativa en la fe que se le tiene a cada una de ellas; y la diferencia social radica en qué grupo las apoya y el poder que haya alcanzado ese grupo.

    Un hecho significativo resalta de una información de la “Associated Press” (Mar. 10, 2005) aparecido en “El Nuevo Herald”, en la que se recoge algunas afirmaciones de Charles Townes, coinventor del laser y Premio Nobel de Física. Destacamos en itálicas las partes que vienen al caso.

    Townes expresó “Mucha gente no comprende que las
suposiciones y la fe son esenciales a la ciencia. Nada puede considerarse absolutamente probado”, dijo Townes. “Cosas maravillosas tanto en la ciencia como en la religión surgen de nuestros esfuerzos basados en observaciones, suposiciones bien fundadas, fe y lógica.

    c) Lógica = Censura

    Cada grupo, los científicos incluidos, alrededor de sus creencias genera una lógica que va desde la cerrada o dogmática, opuesta a todo cambio e incorporación, hasta la científica que establece cómo se pueden hacer los cambios e incorporaciones y dichas lógicas o censuras tienen dos aspectos: uno social, que es el que trataremos en este acápite; y el otro, sicológico, que es la interiorización de esas lógicas en la mente individual. El segundo aspecto, el de autocensor lógico, es tratado en "Atención, conciencia, imaginación y libre albedrío" . Aquí tratamos sobre el aspecto social de esa censura, censura que a veces se ha manifestado en una crítica demoledora, literalmente hablando, a veces demasiado tórrida.

    Por ejemplo, la imaginación nos produce esta sentencia: "Los cuadrados son figuras geométricas que encierran un espacio plano mediante cuatro lados iguales con ángulos de 90 grados". Es decir, nombramos una figura y la definimos. El nombre "cuadrado" y su definición son aceptados por el grupo "matemáticos". Esta creencia es llamada "conocimiento" por ese grupo. Alguien dibuja (materializa lo que imagina) una figura "A" con cuatro líneas y cuatro ángulos de 90 grados y luego las mide y todas son iguales y lo expresa así: "La figura geométrica 'A' encierra un espacio mediante cuatro lados iguales con ángulos de 90 grados." Y el sujeto que dibujó la figura concluye "'A' es un cuadrado". Los demás matemáticos del grupo examinan la proposición del sujeto y concuerdan con él; es decir, el sujeto somete su imaginación a la lógica aprobada por el grupo social,en este caso la lógica de la pertenencia a categorías o conjuntos de entes con la misma definición, en orden de obtener la aprobación posterior del grupo. La lógica es en este sentido, como ya dijimos, un procedimiento para manejar la información, aceptado socialmente.

    Debe observarse con mucho cuidado el párrafo anterior, porque es una metáfora que engloba todas las actividades netamente humanas y es que toda expresión de "lógica" conlleva el mismo proceso social.

    La lógica de este proceso, una de las piedras angulares de toda lógica, porque es el fundamento del lenguaje que consiste en nombrar, definir, es la lógica que permite agrupar objetos iguales, que permite construir categorías:
Dado un conjunto X definido por Y condiciones, el objeto "A" pertenecerá a X si cumple Y condiciones.

    No es un secreto para nadie la persecución que han sufrido los creyentes de la liturgia científica por no aceptar las lógicas de otros grupos en el poder (como a su vez la habían sufrido los cristianos por no aceptar las creencias y la lógica de la religión judía). Por dar tan sólo dos ejemplos, quizás los más famosos, pero desde luego no los únicos, recordemos que Galileo sufrió persecución de la Iglesia Católica por exponer su teoría heliocéntrica, y que Giordano Bruno fue purificado en la hoguera por exponer hipótesis descabelladas.

    La lógica en vigencia en aquel tiempo era que si Dios había creado al hombre y al Universo, éste tenía que girar alrededor de la Tierra, creencia apoyada por la observación empírica, pues con respecto a nosotros, el Sol es quien se mueve. Las ideas de Galileo sobre que los planetas y la tierra giraban alrededor del sol sufrieron, pues, la censura lógica y social de las creencias del entorno.

    d) Comunidad = Tribu

    Las ciencias, como las religiones, como los movimientos cívicos, también tiene sus héroes y sus mártires, su creencia unificadora, sus estructuras, sus instituciones y en la actualidad es una comunidad que en las sociedades mas desarrolladas tienen un peso extraordinario y también en ella -cómo se iban a escapar de esa maldición que proviene desde la manzana de Adán- se realizan persecuciones a los herejes, expulsiones y defensa de dogmas, porque la comunidad científica no se puede librar de los mismos males que tienen todas las otras comunidades, porque están conformadas por animales con la misma esencia humana, como todos nosotros.

    ¿Cuáles son las características de esta comunidad?

    Ya dijimos, siguiendo a lo que dicen los científicos, que: En resumen, el
método científico (el aceptado por la comunidad científica) consiste en tres pasos fundamentales: la adquisición de información o datos relativos al problema; la formulación de hipótesis sobre estos hechos; y la comprobación de cada hipótesis mediante la adquisición de nuevos datos de importancia o, cuando sea posible, por medio de uno o mas experimentos diseñados para determinar si la predicción basada en la hipótesis es correcta. Debe tenerse en cuenta que todos los conceptos científicos están sujetos a revisión, modificación o rechazo en virtud de la nueva información que se incorpora mediante la práctica.

    Pero existe una parte del proceso que los mismos científicos no nombran y es que las conclusiones necesitan la aprobación social por consenso de la comunidad específica del campo dado, que la lógica que aplican es sencillamente una censura de la imaginación acordada por el grupo al que pertenecen.

    e) Filosofía Concreta = Serpiente

    ¿La Filosofía Concreta no se apega en su mayor parte a las creencias de estas comunidades?

    En efecto, la FC se apega a la Comunidad Científica, pero el mismo análisis de los patrones universales del ser humano se aplican también no sólo a las creencias científicas, sino a la misma creencia de la FC, y es por ello que esta sección del libro se llama Autofagia, porque la FC es una serpiente que se come a sí misma.

    Y es que las comunidades científicas están formadas por seres humanos al igual que todas las demás comunidades humanas.

    Las cualidades comunes a todas las comunidades científicas son las que siguen:

    1- Se organizan alrededor de un sistema de creencias que nunca se considera terminado o cerrado, pero que genera una lógica que encausa, censura, la imaginación de los miembros del grupo, a través de paradigmas, principios, axiomas, verdades evidentes, etc.

    2- Definen un conjunto de reglas para transformar el sistema de creencias.

    3- El motor que mueve el cambio de ese sistema, según sus miembros, es la búsqueda del acercamiento asintótico a una verdad exterior objetiva, aunque en esencia el objetivo concreto sea hacer coherente la masa de información que esa comunidad maneje.

    4- Los cambios en el sistema de creencias están sujetos a la aprobación por consenso de la comunidad científica del campo específico.

    En el orden personal prefiero un sistema abierto de creencias, a un sistema cerrado. Prefiero un sistema democrático en el que si sigo las reglas puedo aportar a ese sistema de creencias un granito de arena, aunque la comunidad científica no pueda escapar a la maldición de la condición humana.

    Veamos, pues, las limitaciones de la comunidad científica.

    Si nos fijamos en el punto tres definido arriba, veremos que toda comunidad científica parte de varios supuestos:

    1- Existe una realidad objetiva externa que reflejan las verdades científicas; es decir, que es suceptible de ser comprendida por el entendimiento humano. (¿Existe alguien fuera de nosotros que reconozca esa realidad objetiva y compruebe que nuestro entendimiento humano la refleja o somos nosotros mismos juez y parte?)

    2- Esa realidad objetiva es inmóvil.[1] (¿Cómo podríamos decir que nos estamos acercando asintóticamente, sin llegar a ella nunca, a una realidad que está en movimiento?)

    El prestigio que tiene la comunidad científica se basa en que prácticamente todo lo material sobre lo que se basa nuestra vida diaria es el resultado directo o indirecto de la actividad de dichas comunidades, o más bien de las comunidades que las aplican, pero el prestigio es mucho mayor del justo, porque se llega a la divinización de ese término, tanto es así, que la filosofía marxista pretendió darse el título de científica, e incluso hay religiones o iglesias que en su denominación incorporan la palabra mágica.

    Entiéndase que la FC no muerde la mano que la alimenta[2], el tractor que rotura la tierra[3], el avión que surca los cielos[4], etc., sino las generalizaciones que exceden los marcos del grupo científico específico, la divinización de los términos "científico" y "ciencia", el que cualquier grupo que se organice de forma similar al de las ciencias fundamentales se estatuya en árbitro supremo del campo bajo su escrutinio y la creación de un nombre genérico mítico, La Ciencia, que engloba tanto la Física como las Ciencias Políticas, las Matemáticas como las Ciencias Sociales, etc., nombre abusado para sostener teorías de todo tipo, muchas infértiles, abusado para disfrutar de cátedras y subvenciones, muchas inmerecidas, abusado para asignaturas que sólo sirven para proporcionar puestos de trabajo, abusado para obtener renombre y lustre injusto.

    ¿Cómo es posible que en las facultades universitarias del mundo existan adjetivadas de tal forma la Facultad de
"Ciencias" Políticas, la de "Ciencias" Sociales? ¿Dónde se encuentran los teoremas, leyes, paradigmas de las "Ciencias" Políticas?

    Y no vamos a hablar que "La Ciencia" nos ha traído la bomba atómica, la de hidrógeno y sobre todo, la benemérita neutrónica; también nos ha traído la polución, las hormonas y antibióticos en los animales, el aumento de mercurio en los peces, la obesidad por la civilización automotor, la creación de las abejas asesinas; en fin, toda una comparsa de felicidad y progreso infinitos.

    Por lo que procedamos a la desmitificación del término, que por consecuencia también lleva a la desmitificación de esta misma filosofía apegada a ella, y así, la serpiente se comerá a sí misma.

    f) "La Ciencia" = Mito

    Cuando el ser humano trata de entender la realidad cree que mira a través de un cristal prístino, cuando en realidad siempre mira a través de un cristal coloreado, como dijera sabiamente Campoamor en una poesía, pues el ser humano siempre ve a través de su mente y no tiene otra alternativa.

    Otro factor en juego es el carácter social del ser humano, lo que hace que lo que ve su mente está entrelazado de forma indisoluble con el grupo social del que forma parte, que si lo fuerza sabiamente verá cuatro dedos donde sólo hay dos.

    Estas dos maldiciones son tan inevitables como las discusiones matrimoniales o el pagar impuestos. Si no, pregúntenle a Sócrates sobre Jantipa o a Jesús sobre las monedas del César.

    El ser humano no sólo desatiende la imperfección de su mente y el carácter social incrustado en sus circunvalaciones cerebrales cuando genera verdades irrefutables y totalizadoras, si no que también minimiza su naturaleza animal que no es poca cuando se dice que compartimos el 95 % del ADN con los animales y sólo contamos con un ridículo 5 % de humanidad neta.

    A veces pienso que ese 5 % se dedica en su totalidad a sustentar nuestra arrogancia infinita.

    Todos los sistemas establecidos de creencias se basan en una estructura social-material. Sistemas establecidos de creencia son, por ejemplo, las religiones, las filosofías, las nacionalidades, las ciencias y las correspondientes estructuras sociales son las iglesias, las instituciones, los Estados, las academias, las universidades, etc., y la materialización de esos sistemas son los templos, los objetos de culto, los edificios de gobierno, las cárceles, las armas, las escuelas, los libros, los instrumentos, etc.

    A veces es de admirar cómo el ser humano puede ver algo con tanto polvo levantado por tanta gente.

    Sin embargo, ese
status quo mantenido y defendido por tanta inercia está carcomido por el mismo factor que le dio origen: la imaginación individual.

    La predicción que hace mi teoría es que dentro de ese 5 % de diferencia esencial ya mencionado se halla la imaginación humana.

    Cuando según la leyenda la manzana cayó sobre la cabeza de Isaac Newton para nombrarlo caballero, provocó como efecto colateral, una permutación imaginativa que relacionó la fruta con la Luna y de ahí la afamada Ley de la Gravedad, que junto a otras "leyes" conformó la Física Clásica sobre la que las demás ciencias se apoyaron, entre ellas, la biología y la teoría de la selección natural.

    ¿La Ciencia o Ciencias?

    El carácter generalizador de la imaginación humana empuja hacia la abstracción absoluta, a de dioses hacer un Dios, a de los fenómenos naturales hablar de la "Naturaleza", a de las ciencias hacer "La Ciencia", pero ¿la psicología es una ciencia comparable con las matemáticas, con la física?

    No lo es.

    "La Ciencia" no corresponde a una coherencia ontológica, estructural, pero sí a una realidad social, pues las estructuras "científicas" en lucha por el poder, utilizan ese nombre como bandera, el término "conocimiento" contrapuesto al ajeno "creencia" como himno, y sin embargo, para desgracia de ellas, la diferencia entre "creencia" y "conocimiento" es tan sólo una diferencia de naturaleza social. Si los científicos aceptan algo como verdad eso es "conocimiento", si cualquier otro grupo acepta como verdad cualquier otra cosa, eso es una "creencia".

    Las ciencias más científicas, rígidas o coherentes, son las matemáticas y la física, por lo que empezaremos con las mismas, no con el objeto de desacreditarlas, sino con la finalidad de hacer ver sus fronteras, diluidas en la actualidad por el brillo enceguecedor de la fama. Por ejemplo:

    2 + 3 = 5

    Uno pudiera creer que esto es una ley universal, clara, irrefutable, que esto es el non plus ultra del verdadero "conocimiento"… Pero, lo siento, para mí esto es una sencilla manipulación de nombres con todo lo útil que pueda ser para nuestra actividad práctica.

    Tenemos que
    
    2 + 3 = 5

    Pero también

    1 + 4 = 5

    Y es que en definitiva lo que están expresando esas ecuaciones es esta tautología

    | | | | | = | | | | |

    usando diversas agrupaciones (2, 3, 4, 1 y 5). [5]

    | | + | | | = | | | | |

    | + | | | | = | | | | |

    Supongamos que deseo hacer la siguiente suma:

    2 libros + 3 metros = (5) ?

    Es cierto que libros y metros son muy distintos, pero esto significa que existe cierta limitación de las verdades "absolutas", ciertos requisitos para mantenernos dentro del universo definido por los matemáticos, por lo que ya 2 + 3 = 5 no es una verdad incontrastable y absoluta, paradigma excelso e indiscutido, sino que tiene que calificarse, por ejemplo, por la letra "a", que sólo puede adquirir valores determinados para que la ecuación se cumpla.

    2a + 3a = 5a

    En la que se mantiene la misma tautología o agruoamiento:

    aa aaa = aaaaa

    El teorema de Gödel, un matemático, expresa algo parecido cuando demostró que todo sistema matemático es incompleto pues no puede explicarse sólo por sí mismo; es decir, no pueden existir sistemas cerrados matemáticos autosuficientes.

    La geometría de Euclides, por ejemplo, es una prueba de ello, pues muchos de sus principios no se pueden probar por sí mismos, sino que se declaran evidentes; es decir, verdades que todos pueden ver a simple vista. De ese modo la geometría de Euclides acude a un sistema distinto del geométrico para apoyar sus puntos de partida, acude al consenso. Sin embargo, recientemente (históricamente hablando) para algunos matemáticos dejaron de ser evidentes algunos de esos postulados, por ejemplo, el quinto, que, según Euclides, establece que por un punto fuera de una recta se puede trazar una paralela y sólo una a dicha recta. Lobachewsky imaginó que por ese punto se podían trazar varias rectas y Riemann declaró que ninguna, y a partir de ahí crearon geometrías distintas de la de Euclides.

    Tanto las matemáticas como la geometría construyen sistemas de creencias coherentes que se apoyan los unos a los otros, que un concepto dado no niegue otro y que concuerden como las piezas de un rompecabezas. Pero lo que hemos argumentado sobre las ecuaciones matemáticas tautológicas, la insuficiencia evidente de la geometría de Euclides, coronadas por el Teorema de la Insuficiencia de Gödel, nos enseña que no existen sistemas teóricos perfectos, cerrados absolutos, y por lo tanto no puede existir una coherencia absoluta en ninguno de ellos.

    En la Física moderna ocurre otro tanto.

    La llamada dualidad onda-partícula es una clara incoherencia que ha tenido que ser aceptada tal cual es por la Física moderna.

    Si recordamos el primer ejemplo que dimos de categorización, diremos que "Una onda es el movimiento oscilatorio de un medio" (como las ondas en un líquido originadas por una piedra que golpea su superficie y que se extieneden viajando sobre la superficie o las ondas acústicas que mueven el aire y viajan por él o las ondas electro-magnéticas generadas por una estación de radio que viajan hasta los receptores a través del campo electro-magnético. La onda, pues, es el
movimiento de un medio).
    Una categorización opuesta a la anterior es "Una partícula es un objeto con masa que está en reposo o viaja en movimiento rectilíneo uniforme en ausencia de fuerzas externas."

    Pues bien, la luz se comporta algunas veces como partículas (fotones) y otras veces como onda y esta es la llamada dualidad partícula-onda, que es una clara incoherencia que va en contra de una categorización esencial de la física.

    Para rematar el caso, en la Física Clásica conociendo los datos requeridos usted puede hacer los cálculos, y hacer un pronóstico exacto de qué va a ocurrir; pero en la Física Cuántica usted no puede hacer un pronóstico exacto y tiene que realizar un análisis probabilístico. Es decir, no se puede predecir el futuro inmediato de una partícula en específico o de un conjunto, aunque usted tenga todos los datos requeridos.

    El mismo Einstein, que dio nacimiento a esa rama de la Física, rechazaba las conclusiones a las que había llegado la mecánica cuántica diciendo que la mecánica cuántica era "una maquinaria que permite hacer profecías pero a la cual no logramos dar un sentido claro".

    En carta a Max Born de Abril de 1948 Einstein expresa la incompatibilidad de la interpretación usual de la mecánica cuántica con ciertos principios que él considera fundamentales para toda teoría física a saber :

    PRIMERO: "Los conceptos de la física se refieren a un mundo exterior real, es decir, son ideas de cosas (cuerpos, campos, etc.) que, se supone, tienen una existencia real, independiente del sujeto."

    SEGUNDO: "Característico de estas cosas físicas es el ser pensadas como dispuestas en un continuo espacio-temporal."

    TERCERO: "Resulta esencial que esta disposición de las cosas introducidas en la física sea tal que en un determinado tiempo estas cosas, en cuanto "ocupan diferentes partes del espacio", tengan una existencia mutuamente independiente (...) Es característica de la relativa independencia de cosas espacialmente separadas (A y B) la siguiente idea : la influencia exterior de A no tiene ningún efecto inmediato en B (...). Completa negación de este principio haría imposible la idea de la existencia de sistemas (cuasi) cerrados y, con ello, el establecimiento de leyes empíricamente comprobables, en el sentido corriente para nosotros."


    En el artículo "¿Puede considerarse completa la descripción mecáno-cuantica de la realidad?" de Einstein-Podolski-Rosen se establece la contradicción entre el concepto antes expresado, de aceptación general, y la afirmación de que la teoría cuántica, a pesar del carácter estadístico de sus predicciones, era una descripción completa de la realidad física, lo que obviamente no era aceptado por Einstein.

    Y es que la descripción que hace la mecánica cuántica de la trayectoria posible de las partículas, como una niebla de posibilidades que se realizan simultáneamente, en la que sólo se manifiesta o realiza una cuando el sujeto mide, está planteando que la realidad depende de la acción del sujeto.

    Para completar la angustia de Einstein, el propuso un experimento que cuando se realizó dio un resultado distinto al que él esperaba, que precisamente dio origen a la paradoja "Einstein-Podolski-Rosen". En dicho experimento cuando se medía una partícula de un par que se creaba, la otra a millas de distancia adquiría instántaneamente una medida complementaria, como si se "comunicaran" sus estados mutuos. Posteriormente el físico irlandés John S. Bell mediante su teorema, contradijo los esfuerzos por construir una imagen Einsteniana de la realidad, que fuese al mismo tiempo objetiva, causal y acorde con las predicciones verificables de la teoría cuántica. Bell incluso afirmó que mientras la separación en el tiempo o en el espacio son "reales" en ciertos contextos, dicha separación es "irreal" o carece de importancia en la mecánica cuántica.


    ¿Qué significa esto en resumen?

    Que la realidad es incoherente.

    Que nuestro entendimiento humano no está capacitado para entender plenamente esa realidad (Que mejor entendimiento que el de Einstein).

    Que la realidad no es independiente de nuestra acción por comprenderla.

    Aquí hay pues un reconocimiento claro de lo incognoscible de ciertos aspectos de la realidad y la aceptación de un agnosticismo relativo.

    g) Cientifiquismo = Fanatismo

    Es decir, la aparente pureza de las ciencias, la inmaculada perfección de sus principios no es tal y el cientifiquismo es el endiosamiento de las ciencias a un trono con demasiados oropeles.


    Los científicos mantienen que la Física Newtoniana no se ha derrumbado con el advenimiento de la Física Moderna, pero si analizamos con serenidad, veremos que eso no es cierto, porque aunque en la práctica inmediata se sigan realizando los cáculos de acuerdo a las leyes de la Física Clásica, esto se hace así porque sus resultados son congruentes con los realizados por la mecánica cuántica para las condiciones normales. A medida que los cuerpos se acercan a la velocidad de la luz, el tiempo y el espacio dejan de ser Newtonianos.

    Dice Bryan Green en "One Hundred Years of Uncertainty", (New York Times 8 de Abril de 2005) "Un cáculo cuántico típico revela que si usted me dice la velocidad de algo tan grande como una pelota de béisbol, hay más de un 99.99999999999999 % (o algo así) de que aterrizará en el lugar que puedo calcular usando las leyes de Newton o, incluso para mayor exactitud, las leyes de Einstein. Con tal recortada probabilidad, así razona la mecánica cuántica, hemos pasado por alto la pequeña posibilidad de que la bola puede (y lo hará en raras ocasiones extraordinarias) aterrizar en un lado completamente diferente".

    Sin embargo, a pesar de lo evidente, dice James Trefil[6] en "The Nature of Science": "-la relatividad extiende y expande la teoría Newtoniana para incorporar objetos moviéndose cerca de la velocidad de la luz -la teoría del caos nos hace aptos para hacer afirmaciones acerca de los efectos de errores en la determinación de los estados iniciales en la exactitud de las predicciones, y -la física cuántica redefine y amplía el concepto de estado físico para incluir la función de onda".[7]

    Cuando James Trefil dice que una teoría extiende y expande otra teoría, parece como si la teoría cuántica expandiera la física Newtoniana, pero ése no es precisamente el caso, como ya hemos visto. Lo que demuestra Trefil es su cientifiquismo, su deseo de dibujar "La Ciencia" como el avance gradual paso por paso en el camino derecho, sin curvas, ni contradicciones, ni retrocesos; es sencillamente una muestra de fanatismo científico, pues cualquier creencia (conocimiento no es más que un tipo de creencia) puede despertar fanatismo.

    Aunque la FC es una filosofía que parte de los resultados más materializados, de las creencias científicas y técnicas, que constituyen el cuerpo material fundamental de las sociedades más desarrolladas, reconoce la identidad esencial de toda creencia y en este sentido es autofágica. Los conocimientos científicos no son más que acuerdos alcanzados por las comunidades científicas sobre creencias que interpretan los resultados de la actividad, creencias sujetas a transformaciones futuras. El fanatismo, el dogmatismo, no son propiedades exclusivas de las religiones, en el campo científico esto también se da mucho más de lo que se piensa, aparte de los intereses materiales asociados con cualquier comunidad.

    La física actual en lo que respecta al surgimiento del universo y otros temas es tan especulativa que coincide en muchos puntos con la filosofía tradicional[8] y lo peor de todo no es esto, sino que en función del respeto generalizado por la ciencia, justificado por muchos de sus logros[9], se oscurece el hecho de que la ciencia posee en sí misma lo bueno, lo malo y lo regular, se oscurece el hecho de la potencialidad peligrosa y criminal de mucha de sus investigaciones, potencialidad que llega al extremo de poner en riesgo la existencia misma de la humanidad y todo en función de un avance abstracto e irresponsable de la ciencia[10] como algo sagrado, divino. Como si el llamado conocimiento científico no fuera en su esencia una creencia más, abierta, en continua transformación, pero nunca absoluta y, como toda creencia, dependiente de un acuerdo social mas o menos encubierto y lo que es mas lamentable aún, capaz de aplicar la fuerza social y legal para imponer sus decisiones, como cualquier otra creencia en el poder.

    El cientifiquismo es la entronización del concepto ciencia como algo absoluto y de por sí bueno, como si sólo existiera una ciencia. ¿Se puede considerar que la paleontología es tan ciencia como la física? ¿Se puede considerar la psicología tan ciencia como la química? Señores, hay ciencias y ciencias. Cuando una ciencia no fundamental hace hincapié en su aspecto científico lo hace sólo en el interés de la comunidad sacerdotal en cuestión en adquirir mayor fuerza social.

    Las ciencias se hacen buenas en cuanto son un planteamiento de democracia y libertad. Las ciencias oficiales son opresivas en cuanto tales, haciendo marginales otras creencias en la educación, en la práctica diaria, en leyes represivas, creencias que pueden ser tan o más fructíferas que ellas.

    Para dar un ejemplo válido en los Estados Unidos de América: la medicina oficial tiene arrinconada a la medicina que surge de los productos naturales. Hasta hace poco los productos naturales no podían asegurar que eran capaces de curar una condición dada porque lo tenían prohibido.

    El campo de la medicina nos permite hacer ciertas reflexiones. Por ejemplo, la prueba básica[11] de un medicamento es someter a dos grupos de personas con una determinada enfermedad a un experimento, que consiste en otorgarle a uno de los dos grupos el medicamento y al otro, no. Pero esto no es todo. Nadie sabe qué grupo es el que está recibiendo la medicina pues al otro se le suministra un placebo, es decir, algo igual a lo que se le suministra al otro grupo pero no el medicamento.

    El resultado se cuantifica y la medicina se considera efectiva no porque cure todos los casos, sino porque alcance un número satisfactorio.

    El primer defecto salta a la vista: la verdad del medicamento es relativa a un número, para una cantidad determinada de la población
no es verdad que el medicamento cumpla su cometido.

    El problema más importante que ocurre, sin embargo, es que también el medicamento surte efecto, aunque en una cantidad pequeña, entre los que
no recibieron el medicamento, efecto que se llama efecto placebo. El efecto placebo es el efecto que produce la fe de la persona en su salud. Pues bien, la medicina no usa, ni investiga este efecto. ¿Por qué? ¿No debe ser acaso curar, no importe cómo, el objetivo central de la medicina? ¿Acaso porque la fe no es científica?[12]

    Las ciencias pueden llevar con más facilidad que cualquier otra creencia al ser humano hacia su completa aniquilación o a daños inimaginables y cada vez son más aplicaciones de las ciencias las que adquieren ese potencial destructivo. Al principio fueron las ramas tecnológicas aplicadas al desarrollo de las armas, más tarde las ramas fundamentales con el desarrollo de las aplicaciones nucleares, luego las armas biológicas y en la actualidad cualquier investigación biológica mal llevada puede dar lugar a una hecatombe prácticamente universal.

    La cualidad positiva de las creencias científicas, superior a las creencias de otro tipo en ese sentido es que plantea un camino, una metodología y una costumbre para la sustitución de creencias equivocadas por nuevas creencias menos equivocadas... y punto, donde la equivocación o acierto se mide por la cantidad y calidad de los resultados materiales obtenidos, bajo la mirada de una comunidad científica determinada, bajo una lógica de consenso. Y esto fija la limitación esencial de las ciencias, pues estas no son capaces de otorgar resultados totalizadores, espirituales, sociales o no materiales, o sencillamente no son aplicables para las situaciones que no pueden ser aisladas, controladas, o no son repetitivas.

    Ninguna creencia debe ser elevada a la categoría sagrada, o materializada en un tótem tribal. Ningún grupo debe situarse tan encima de los otros que se establezca un vasallaje, sea espiritual, económico o social. Las lógicas, en definitiva, no son más que la censura social de la imaginación por parte de un grupo específico.
----------------------
[1] Especulaciones físicas plantean la posibilidad de un futuro en el cual el Universo no cumplirá las leyes físicas actuales.

[2] No vamos ahora a especificar si no envenena o alimenta, si es para bien o para mal.

[3]
Aunque la eche a perder y la contamine.

[4]
Aunque luego no podamos respirar.

[5]
Existe otro problema relacionado con el concepto igualdad que traspasa el marco matemático. Supongamos que en el lado izquierdo hay cinco varillas de hierro y del otro, otras cinco varillas de hierro con la misma forma y de la misma procedencia. Todos sabemos que ni la naturaleza ni la habilidad humana pueden producir varillas exactamente iguales, por lo que la igualdad sólo es válida en el campo de los nombres. Incluso si planteamos la igualdad de un ente con respecto a sí mismo tenemos que hacerlo haciendo abstracción del tiempo, porque un ser no es igual a sí mismo en tiempos diferentes.

[6]
Ha sido profesor de física en la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia, USA.

[7]
The Nature of Science editado por Houghton Mifflin Company, 2003.

[8] Los científicos dan por supuesto que sólo existe el Universo que ven a través de los telescopios o radio-telescopios, pero lo que ven no necesariamente es todo lo que existe, y lo que no ven ahora puede, cuando se vea, que afecte toda la información que se posee, del mismo modo como la teoría de la relatividad y la física cuántica afectaron a la física Newtoniana.

[9] La debilidad intrínseca de toda ciencia radica en la estrechez de su horizonte, pues el experimento por definición debe limitarse a un ambiente controlado, a una limitación extrema, haciendo caso omiso de todas las interrelaciones que no sean las que se pretenden analizar, y por lo tanto, la validez del resultado es también un resultado limitado. No obstante los resultados tecnológicos que se obtienen y con los cuales vivimos son también una realidad comprobable, aunque quede siempre la pregunta si todo avance tecnológico es realmente bueno para la especie humana, cuestión que nunca cae dentro del campo de la ciencia en cuestión.

[10] Por otra parte, aunque los miembros de la comunidad científica fortalecen su posición con la abstracción de la palabra ciencia, no existe tal cosa. La diferencia entre digamos la física newtoniana y la paleontología o la psicología es sencillamente abismal. Cuando un psicólogo llama ciencia a lo que él cree, lo que está haciendo es tratar de capitalizar el prestigio de las otras actividades para su creencia específica.

[11]
Existe una prueba anterior que consiste en analizar en vitro, en un tubo de ensayo, el efecto de la sustancia pura y aislada sobre los microorganismos que se desea combatir. Y lo interesante a notar es que aunque una sustancia sea capaz de derrotar a los organismos en un tubo de ensayo, ello no implica que tenga el mismo efecto en el cuerpo vivo. No sólo eso, sino que aún cuando tenga efecto en animales, puede ser que no tenga efectos iguales en los seres humanos.

[12] Lo más terrible es que todo medicamento de química no natural tiene efectos secundarios. Para combatir esos efectos secundarios se ordena otro medicamento que, obviamente, también tiene efectos secundarios negativos. El enfoque limitado y analítico no es afortunado cuando se necesita una evaluación del conjunto, de la totalidad.



Copyright © Arnoldo Águila
Para ir a otros temas del libro cliquee aquí

----------------------
Para escribirnos vaya AQUÍ
www.arnoldoaguila.com

Documentos relacionados:
Preguntas de lectores y respuestas
Filosofía Científica
El cientifiquismo
¿Qué es la Filosofía Concreta? (En forma de preguntas y respuestas)
La Filosofia Concreta para "Dummies"
Por favor, conteste esta encuesta para poder mejorarle el servicio gratuito que le ofrecemos
 
¿"La Lógica es la censura social de la imaginación" está bien explicado? Escriba sus dudas.
¿Ha visto otras explicaciones? Compárela con esta.
¿Llegó navegando por estudios escolares, por curiosidad propia o por casualidad?
Si vino por razones escolares, diga curso, institución, y país.
¿Qué cosa le ha llamado más la atención de está página o del sitio?
¿Qué nos sugiere?

   


Click on the flag for translating this web site from this point forward