ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Libros | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |


Translate this page
Google
Buscar Internet Buscar En este sitio


    

Ir al Menú

Clase, enajenación del hombre y evolución social


    El paraíso comunista que se perdió según Marx no es mas que la comunión propia de los animales con la naturaleza. El retorno al paraíso perdido en la nueva etapa del comunismo científico no es mas que el deseo de perder el miedo que nos hizo abandonar esa comunión, y una aspiración solapada de abandonar la lucha emprendida por la humanidad.    Podemos pues ahora volver con mejores recursos teóricos al concepto de clase. "Clase" sería un grupo de entes humanos. Ese grupo definido como tal tiene que tener un predominio de las fuerzas de atracción mayor que el de las fuerzas de repulsión, para constituir un ente piramidal que reaccionaría con homogeneidad suficiente para tener una existencia como grupo y no como un conjunto transitorio de individualidades. Salta a la vista que la concepción piramidal de ente constituido sólo es aplicable a individuos con poca o ninguna expresión de individualidad. El conjunto de los esclavos sujetos a férrea explotación en un área determinada son sin duda la eximia representación del ente "clase esclava". Sin embargo, el mismo análisis demuestra que es poco cuerdo llamar "clase" a los explotadores, porque entre éstos puede existir un equilibrio entre las fuerzas de atracción ejercida por la comunidad de intereses y las fuerzas de repulsión, o incluso puede existir todo un proceso de desintegración entre los explotadores. La capacidad de triunfo de las clases oprimidas contra los explotadores, hasta dónde pueda ser válida una división tan tajante de la sociedad humana, radica ante todo en el hecho de que los explotadores contienen dentro de sí una considerable cantidad de fuerzas de repulsión que mina la potencialidad que pudieran alcanzar si constituyeran una Clase. Desde luego que pudiera definirse la clase a partir de la función social como un elemento clasificatorio, pero no se le pudiera otorgar el carácter de lucha demiúrgica a la "lucha de clases" como motor de la historia humana, como si la definición funcional de clase fuera suficiente para la existencia real de esa clase como ente capaz de sustituir las relaciones de sus componentes por las generales, las suyas propias. Otro sería el cantar si se dijera la importancia de la lucha de las clases oprimidas originadas por la repulsión interna y con el objetivo de recobrar su individualidad aplastada, porque en definitiva el esclavo no lucha para destruir la esclavitud en general, sino para recuperar la individualidad perdida.    
La alienación del hombre es definida por el marxismo partiendo de que la naturaleza crea al hombre y éste transforma la naturaleza creando la naturaleza técnica. De ese modo se plantea la problemática -desde el ML- de que el hombre natural domina a la naturaleza humanizándose y creando una supra-naturaleza que no domina, que se escapa de sus manos cuando aparece la propiedad privada sobre los medios de producción. ¿Creará esa supra-naturaleza un nuevo hombre que la humanizará, que recuperará lo que ha perdido? El marxismo dice que sí y que el redentor que nos hará perder la alienación es el proletariado.
    El marxismo en este sentido no es sólo un hegelianismo invertido, sino un cristianismo invertido, donde el paraíso, en este caso terrenal, se pierde con la alienación del hombre, cuando se pierde el control del medio socio-técnico que humanizó al hombre; paraíso que se recuperará por medio del proletariado redentor.
    Sin embargo, el motor de la historia humana ha sido siempre la iniciativa individual y la línea del avance de las sociedades mas atrasadas a las mas adelantadas es la línea de avance de las sociedades que impiden estos aportes a las de aquellas que las facilitan más.
    Las sociedades animales que se convierten en hiperorganismos, como en el caso de las hormigas, se someten en conjunto a la ley de la selección natural, pero dentro de sí la cuestión de la sobrevivencia individual no juega ningún rol de importancia, pues el individuo no es mas que una pieza dentro de un programa colectivo de acción. En esas sociedades la supremacía de las fuerzas cúspicas son tales que es mas propio hablar del hiperorganismo social como un todo, que hablar de una individualidad, y por lo tanto, la velocidad de desarrollo social es nula y sólo es posible un desarrollo genético. Las hormigas y entes similarmente organizados pueden evolucionar genéticamente por mutación, pero no pueden evolucionar socialmente porque no existe la individualidad.
    En la sociedad humana esta suplanta internamente la ley de la selección natural por leyes de selección social, donde la muerte social no implica necesariamente la muerte física. Estas leyes son las que han propiciado el mayor desarrollo a la humanidad.
    
Comentario:
    En un momento del desarrollo de la especie humana, en el momento de su formación como tal, los homínidos necesitaron cohesionarse en tribus en aras de la mejor supervivencia como conjunto. Las cualidades sociales primaron sobre las cualidades individuales, las cualidades biológicas individuales sufrieron merma, porque el individuo tenía que sobrevivir
primero como ente social y luego como ente biológico. Eso explica:
        1- El porqué se desplaza la laringe que fortalece la expresión oral en detrimento de la respiración: el hombre es el único animal capaz de ahogarse mientras come.
        2- El porqué la hembra de la especie humana esconde la época de celo, lo que puede beneficiar al grupo social, pero resulta una dificultad biológica para la reproducción.
        3- La disminución de la diferencia de tamaño entre el macho y la hembra comparado con los otros primates: la ley individualista de la supervivencia del macho mas fuerte fue dando paso a la supervivenvia del macho mas apto socialmente.
        4- La tendencia innata del niño a sonreir, a conquistar el entorno social, la tribu que le rodea. Tiene mas probabilidades de sobrevivir aunque esté herido, desvalido o anciano, el que capta la solidaridad, el instinto maternal generalizado.



Copyright © Arnoldo Águila. Ésta es una versión anterior a la que aparece en el libro.

www.arnoldoaguila.com

Documentos relacionados:
Preguntas de lectores y respuestas
Evolución del hombre como culminación biológica
Visión exterior del proceso de humanización
Filosofía antropológica

Forme parte de los elegidos.
De los que ven todo claro.
Conozca lo que quieren ocultar.
Oriente a los desorientados.
Brille, enseñe.
Posea la clave la historia en sus manos.
Para más detalle cliquee aquí.

Ediciones Pisces-Eagle

Click on the flag for translating this page