ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |

BÚSQUEDA


LA UNANIMIDAD UNÁNIME
Arnoldo Águila


    Llega un momento en el que un dictador o tirano, acostumbrado al diario ejercicio insano de su poder absoluto, pierde la perspectiva y sin quererlo hace una barbaridad que él cree muy lógica y razonable, como quemar Roma, nombrar un caballo Senador o reunir a sus esclavos y hacerles declarar unánimemente que les gusta ser esclavos y que seguirán siendo esclavos después que el esclavista muera.

    Por desgracia para Cuba, ése es el caso de Fidel.

    Los disidentes, minúsculo grupo de hombres que portan el decoro de muchos hombres, lograron tras penurias sin fin obtener 11,000 firmas de valientes para solicitar un referendo con el objetivo de realizar un pequeño cambio de la constitución comunista vigente en Cuba, solicitud válida de acuerdo a un párrafo existente en la misma constitución. Este esfuerzo recibió el nombre de “Proyecto Varela”, explicado muy bien en el artículo de Adolfo Rivero Caro, “Combatientes de la Esperanza”, publicado en esta sección.

    El proyecto fue apoyado por Carter y por Bush.

    ¿Cuál fue la respuesta de Fidel?

    Le ordenó a los organismos que controla, que organizaran una recogida de firmas para hacer incambiable la constitución. La recogida de firmas se hizo con todos los recursos del régimen, sin supervisión extranjera, y el ganado fue arreado por los Comités de Defensa de la Revolución, organismo de control existente en todas las localidades del país, para obtener la cifra casi unánime de mas de 8 millones de cubanos, que firmaron ese documento sin ni siquiera haber podido leer el Proyecto Varela, ni el discurso de Bush.

    El contraproyecto “popular” fue entregado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, la “máxima” instancia legal del país. Esa instancia contó con la asistencia de 559 delegados, de los cuales 559 aprobaron el contraproyecto sin proponer ni siquiera la adición o supresión de una coma.

    El contraproyecto establece que de ahora en lo adelante ni el pueblo cubano mismo puede cambiar la constitución comunista.

    No soy un experto en constituciones, pero creo que éste es el primer caso en la historia en el que el pueblo, fuente de derecho, no puede cambiar su propia constitución.

    ¿Hay alguien en su sano juicio, que no vea inhumana tanta unanimidad unánime?

    Por mucha coincidencia de criterios que haya entre gente que tenga la misma creencia fundamental es absolutamente contrario a la naturaleza humana el que todo el mundo esté tan absolutamente de acuerdo.

    Esa unanimidad unánime sólo es hija de la coacción y el miedo: es la unanimidad de los Senadores Romanos ante Calígula aceptando un caballo como senador, o el asistir impávidos ante la quema de Roma por Nerón, o el aprobar por unanimidad que la voluntad de Fidel expresada en una constitución hecha por su mano es incambiable por el pueblo.


No desaproveche la oportunidad. El libro trata todos estos temas con más profudidad y detalle. Es el mejor libro de consulta con los mejores análisis. En la actualidad el libro se está vendiendo con una gran rebaja, rebaja que no se podrá mantener por mucho tiempo. Para más detalle cliquee aquí.




Regresar a la sección "Cuba"

Documentos relacionados:
Discurso de Bush el 20 de Mayo del 2002
Discurso de Carter en Cuba 14 de mayo del 2002
Discurso donde Fidel compara a Bush con Hitler
Sobre el Proyecto Varela de Adolfo Rivero Caro
Texto del Proyecto Varela
Biografía o radiografía de Fidel Castro
¿Jovencita colombiana absolverá a Fidel Castro?